Los espíritus que, alguna vez, fueron humanos, nos pueden molestar, según sea la relación que hayamos tenido con ellos en vida. Incluso, las energías de personas que jamás conocimos en vida, nos pueden estar acechando por algún motivo que, por supuesto, será desconocido. Por ello, te enseñaremos un conjuro poderoso para ahuyentar malos espíritus de tu hogar, oficina y/o empresa.

Además, y aquí radica lo más complicado del asunto, es posible que nos estén acechando seres provenientes de la oscuridad que jamás fueron humanos o, lo que es lo mismo, que son demonios. Estos seres siempre estarán a la espera ansiosa de perjudicarnos, sin más motivo que la maldad en su estado más “puro”.

Sencillo, pero delicado conjuro para ahuyentar malos espíritus de tus sitios habituales

Es sencillo, por cuanto “sólo” necesitarás de unas ramas de salvia (que no es fácil de conseguir, en algunos países), un papel de combustión lenta, la Sagrada Biblia (o el Corán, si es que eres musulmán) y un cerillo. Eso es todo. Pero, eso sí, requerirás de una actitud muy poderosa, en el sentido en que te lo vamos a explicar.

Es preciso que tengas mucha fe en Dios (o en Alá, de ser el caso) y en lo que vas a hacer. No se trata de un complejo exorcismo, tal y como los vemos en las películas y que son practicados por sacerdotes católicos u otros ministros de algunas religiones. Es, tan solo, de una limpieza energética.

Vamos, entonces, “al grano”, para decirte que debes ubicar las ramas de salvia en una especie de rollo o cono que harás con el papel de combustión lenta. Enciendes la parte superior, como si se tratase de un cigarro. Tomas y abres la Sagrada Biblia en el Salmo 23 (o, si lo prefieres, en el Salmo 93 o 99).

A medida que vas recorriendo el recinto, vas esparciendo el humo resultante de la combustión de la salvia. Simultáneamente, debes ir rezando los Salmos aludidos, al tiempo que invocas a Dios y al Arcángel San Miguel o San Rafael, para ahuyentar malos espíritus.

 

Leave a Reply